English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Widget ofrecido por www.ayudaparamiweb.com

viernes, 18 de noviembre de 2011

Satanás: El Principal Enemigo del Ser Humano



Puede ser que ya sepan algo de Satanás. Pero, ¿sabían que él también les conoce muy bien y que recurre a todos los métodos para tentarlos? ¿Sabían que el verdadero propósito de Satanás, que pretende ser amigo de ustedes, es el de engañarles? Empecemos desde el mismo comienzo y recordemos porqué Satanás es nuestro enemigo. Para este propósito, volveremos a la historia acerca de Adán e Iblis (Satanás) en el Corán.
Satanás es también el nombre con el que se generaliza en el Corán hasta el Día del Juicio a todos los seres comprometidos a llevar al ser humano al extravío. Iblis es el principal ser malvado, quien se rebeló contra Dios cuando Él creó a Adán.
Según el Corán, Dios creó a Adán y luego llamó a los ángeles para que se postraran ante él. Los ángeles obedecieron esa orden pero Iblis se negó y afirmó, impíamente, que era superior al ser humano. Debido a su desobediencia e insolencia, fue expulsado de la presencia de Dios.
Antes de alejarse pidió a Dios que le otorgue un período de tiempo con el propósito de tentar a la gente, apartarla del camino recto y así extraviarla. De ese modo hizo y hace los mayores esfuerzos para conseguir que la mayor cantidad posible de humanos se sometan a él. Dios proclama entonces que enviará al Fuego a Satanás (Iblis) y a sus seguidores. El Corán lo expresa así:
Y os creamos. Luego, os formamos. Luego dijimos a los ángeles: "¡Prosternaos ante Adán!" Se prosternaron, excepto Iblis. No fue de los que se prosternaron.

Dijo (Dios): "¿Qué es lo que te ha impedido prosternarte cuando Yo te lo he ordenado?" Contestó (Iblis): "Es que soy mejor que él. A mí me creaste de fuego, mientras que a él le creaste de arcilla".

Dijo (Dios): "¡Desciende, pues, de aquí! ¡No vas a echártelas de soberbio en este lugar…! ¡Sal, pues, eres de los despreciables!"

Dijo (Iblis): "¡Déjame esperar hasta el día de la Resurrección!".
Dijo (Dios): "¡Cuéntate entre aquellos a quienes es dado esperar!".
Dijo (Iblis): "Como me has descarriado, he de acecharles en Tu vía recta.
He de atacarles por delante y por detrás, por la derecha y por la izquierda. Y verás que la mayoría no son agradecidos".

Dijo (Dios): "¡Sal de aquí, detestable, vil! ¡He de llenar el infierno de tus secuaces! ¡De todos vosotros!" (Corán, 8:11-18).
Después de ser expulsado de la presencia de Dios, Satanás dio comienzo a la lucha que durará hasta el Día del Juicio. Desde entonces se ha acercado a las personas de modo artero, ha trazado planes para extraviarlas y ha usado métodos nunca vistos para ese fin. Para que lo entiendan mejor, Satanás es un enemigo que puede aproximarse al ser humano con mucha astucia. Por esta razón tienen que permanecer vigilantes para escapar de su acecho.
Nunca olviden que Satanás está emboscado en todo momento haciendo planes en contra de ustedes. Por ejemplo, intenta que no lean este artículo, que no mediten lo leído y que no hagan buenas acciones; busca que sean irrespetuosos y desobedientes hacia sus mayores; se esfuerza para que no agradezcan nada a Dios, no recen y no digan permanentemente la verdad. Deben tratar siempre que Satanás no les engañe, ni les impida ser personas de buena conducta ni evite que escuchen la voz de sus conciencias.
Deben buscar refugio en Dios y pedirle ayuda cuando les sobrevenga un mal pensamiento o cuando no quieran hacer una buena acción, ya que todas esas son triquiñuelas de Satanás. Nunca olviden que Satanás no tiene ninguna autoridad sobre quienes se aferran a la fe.
Ahora nos ocuparemos de distintos atributos de algunos profetas, sobre quienes Dios llama nuestra atención en el Corán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada